sábado, 19 de febrero de 2011

'ENREDADOS': LA ESENCIA DISNEY

¡Por fin vi la peli 'Enredados'! ¡Qué ganas tenía de verla! Y es que, a pesar de que hace tan solo 48 horas que he entrado en la treintena, las producciones Disney me siguen gustando y me gustarán por los siglos de los siglos. 

¿Qué me entusiasma tanto de la bonita historia de Rapunzel? Pues especialmente sus canciones, muy pegadizas, muy Disney y sobre todo, entrañables. Me encantaron también sus personajes, especialmente la mala: Mamá Gothel, una mala muy carismática, como siempre han sido durante años los personajes de la factoria Disney (véase la de Blancanieves, la de la Sirenita o el de Aladin) pero con un toque más actual y menos siniestro. Por supuesto, la protagonista es ideal: una preciosa princesa de ultralargos cabellos dorados, con unos expresivos ojazos y una dulce y armoniosa voz. Y el chico de la peli: un apuesto y chulito ladronzuelo que termina rendido a los pies de la prota. ¡Qué bonito!

Como a lo largo de mi blog ya he ido demostrando con creces lo sensible que soy, ya no me importa confesar cosas como que lloré viendo 'Enredados'. Sí, os aseguro que la historia tiene un trasfondo triste que hizo que en un momento importante de la película no aguantara más y diera rienda suelta a más de una lagrimilla (pequeñas, pero salieron). Y es que (y no os estoy contando nada con esto porque está en cualquier sinopsis de Internet y de revistas de cine) la protagonista es secuestrada durante 18 años de su vida, privada de libertad y encerrada en un torreón. Ya sé que es un cuento pero... ¡pobres padres!

Bueno, sentimentalismos aparte, me atrajo especialmente una de las canciones: 'Por fin veo ya la luz'. ¡Si aún no la habéis visto ya me diréis si tengo o no razón! Eso, acompañado con la romántica escena de la barca y los farolillos hizo que me enamorara profundamente de la película, recordándome a momentos tan inmensamente pastelones e inolvidables como el del baile de 'La bella y la bestia'. Ay... (suspiro profundo).

Bueno, cómo estoy últimamente... Entre el post de VERONA IN LOVE y éste los que sois 'antiazúcar' me vais a empezar a tomar manía. Por si acaso, no me arriesgaré, e intentaré (ya veremos si lo consigo) que el próximo post de LA ESTANTERÍA DE MJ tengo algo más de pimienta, o sal... o guindilla, incluso. 

Venga, os dejo la famosa escena que tanto me emociona.
Igual fuera de contexto os parece una ñoñada, pero ¿qué queréis que os diga?
¡A mi me parece muy tierno!
Un abrazo y a pasarlo bien.


2 comentarios:

  1. Ya, eh?? Qué bonita y qué pegadizas las canciones! Gracias por seguirme, Almu! Un abrazo. :)

    ResponderEliminar