domingo, 6 de marzo de 2011

'BENVENUTI AL SUD': mi piace il cinema italiano!

¡Qué ganas tenía de tener un poco de tiempo para volver a mi adorada ESTANTERÍA! Tengo muchas cosas pendientes para contar en el blog pero como se suele decir: 'una cosa detrás de la otra', así que me aguantaré las ganas de volver a hacer un post gastronómico y haré hoy uno de cine, que tengo una peli que aún no he comentado y fui a verla esta semana, así que de comida hablaremos otro día. 

La película que he visto y que estoy ansiosa por comentar se estrenó este viernes en España y tuve la suerte de verla un día antes en un preestreno que organizaba ES RADIO VALENCIA, emisora en la que colaboro cada jueves en el programa sobre el séptimo arte: EL CINE, SU MÚSICA Y TÚ, junto a Alberto Añón, Amanda Míguez y Miguel Ángel Plana. Y digo suerte porque me reí como hacía tiempo que no me reía viendo una película. Y aunque soy una persona bastante risueña, confieso que ya no me acordaba de lo estupendo que es reírse de forma continuada en el cine. Y no os creáis que sólo voy a ver dramas; el motivo es que muchas comedias son de sonreír y no verdaderamente de carcajada, y otras... pretenden serlo (graciosas) pero producen todo lo contrario, es decir, que más bien nos hacen llorar de lo malas que son (véase pelis relativamente recientes como SALIDOS DE CUENTAS, HÍNCAME EL DIENTE, etcétera)... Bueno, mejor dicho, 'no las vean'. Pero eso es otra historia. Vayamos a lo que vamos...

A estas alturas del post aún no he dicho de qué peli se trata. Pero bueno, lo he dicho en el título así que poco misterio puede haber. BIENVENIDOS AL SUR es la comedia con la que tan buen rato pasé. Y aunque lo habréis oído mil y una veces decir, vuelvo a repetir el imprescindible dato de que este film es el remake de la  exitosa comedia francesa BIENVENIDOS AL NORTE. Esta vez es todo a la italiana, con el contraste entre el norte y el sur que hay en el país de la bota, los prejuicios que tienen los de uno y otro lado y todos los tópicos de las excentricidades del sur de Italia llevadas a la máxima expresión. Todo ello enderezado con un humor muy amable, con el especial encanto que tienen los italianos para la comedia y añadiendo un ingrediente que siempre le da buen sabor a toda historia llevada a la gran pantalla: el choque cultural, en este caso, en el mismo país. 

Cuando comienza la película muchos pueden pensar que los italianos del sur se sentirán ofendidos por la imagen que se muestra de ellos, pero a lo largo del metraje, como espectador, te vas dando cuenta que simplemente nos están mostrando cómo son los del sur a través de los ojos del protagonista, que es de Milán (norte de Italia), donde se supone que son mucho más secos y estirados y que tienen una visión un tanto estrambótica de los ciudadanos del sur. Por lo tanto, nos exponen tanto los prejuicios y los tópicos en torno a los del norte como respecto a los del sur, y eso lo vas entendiendo a lo largo de la película en la que, a medida que avanza, se cambian un poco las tornas; mostrándonos al principio una visión positiva del norte y negativa del sur para luego cambiar a una menos buena del norte y más buena del sur. De esa forma, logran un equilibrio entre ambas perspectivas y esto da como resultado una moraleja: que muchos tópicos sobre un lugar pueden ser ciertos y que en cada ciudad, pueblo, barrio o familia tenemos unas costumbres distintas que en un principio resulten extrañas o incluso disparatadas, y por ese mismo desconocimiento, pueden causarnos rechazo o miedo. Pero no por ello tienen que ser menos buenos, sino todo lo contrario, pueden aportarte otros valores que cambien tu forma de ver la vida o simplemente, abrir tu mente a nuevos e interesantes horizontes. ¡Qué solemnidad la mía! A ver.... la película es simplemente una comedia para hacernos reír pero a mi también me ha dado un mensaje, y ha sido éste. Continuemos con el tema de la risa...

Aclarado el anterior punto, y dejando claro mi debilidad por Italia: sus costumbres, su gastronomía y su lengua (llevo dos años estudiando su idioma), la peli me dio buen rollo desde el principio. Su protagonista lleva perfectamente el peso de la película, haciendo de serio padre de familia de mediana edad, director de una oficina de Correos que, de la noche a la mañana, ve como su ansiado puesto en Milán acaba siendo para una persona minusválida. No os cuento por qué en lugar de ello le mandan a un bonito pueblo cercano a Nápoles porque os echaría a perder uno de los grandes primeros momentos de la peli, pero el tema es ése. A partir de ahí, y una vez instalado en Castellabate, que es como se llama este lugar, comienzan a sucederse una serie de cómicas situaciones en su relación con la gente de allí, que son la base para que salgamos del cine con  una sonrisa de oreja a oreja, o mejor aún, con dolor de cara (y no precisamente de ser tan guapos/as). 

Resumen de motivos por los que me ha gustado: cada uno de los personajes (ninguno tiene desperdicio), las cómicas escenas con las que nos vamos encontrando (que son muchas, y de principio a fin), que el guión no decae en ningún momento, el escenario elegido (un precioso pueblo junto al mar en el sur italiano), el montaje que preparan los ciudadanos del pueblo al final de la película (no especifico más para no estropear nada a quien no la hayan visto todavía), los estereotípicos personajes: la sobreprotectora mamma italiana que cocina  sin parar, los señores mayores que hablan sólo el dialecto de su región y que ningún forastero (aunque sea de la propia Italia) puede entender ni una palabra de lo que dicen, la típica italiana voluptuosa y morena de la que todos están enamorados (estilo Sophia Loren), el treinteañero pegado a las faldas de la mamma, etcétera.

Yo creo que ya me he pasado de la raya, como siempre. Os he contado demasiadas cosas. Ya me diréis vuestra opinión cuando vayáis a verla, que espero que os haya apetecido después de leer este post.

Por si os parece poco, os dejo con el trailer de la peli. Lo próximo que voy a hacer es verla en italiano, que debe valer mucho la pena escuchar los verdaderos acentos de los personajes hablando dialecto napolitano. 

¡Hasta la próxima ESTANTERÍA!

2 comentarios:

  1. Grande peli!! Me reí como hacía tiempo que no me reía en una peli....

    ResponderEliminar